Importante sobre las perlas

Cómo cuidar sus perlas

Una vez que haya decidido invertir en las exquisitas joyas de perlas que Velmar le ofrece (o, mejor aún, las haya recibido como regalo de alguien especial), querrá cuidarlas lo mejor posible para preservar su valor y belleza y poder disfrutarlas durante años. No cabe duda de que las perlas no son las piedras preciosas más duraderas, pero tampoco las que requieren menos mantenimiento. Las perlas cultivadas de alta calidad no se consideran excesivamente frágiles, pero en su vida diaria puede encontrarse con objetos que, a la larga, pueden dañarlas si no las cuida adecuadamente. Esto no significa que no pueda llevarlas con un estilo de vida activo. De hecho, las perlas pueden permanecer sanas e intactas durante varias generaciones, siempre que se tomen algunas pequeñas precauciones y se limpien con regularidad.

Protección contra daños

Las perlas están formadas principalmente por capas de Sedef, cuya suavidad e integridad garantizan su belleza. Si las perlas entran en contacto regular con otras superficies duras, con el tiempo pueden dañarse y rayarse, por lo que hay que tener cuidado de no golpearlas repetidamente contra otros objetos duros. Se aconseja guardar las perlas separadas del resto de las joyas para evitar el contacto directo y el roce continuo con ellas. Es aconsejable guardarlas en bolsas de tela suave o cajas individuales.

Los materiales químicos también pueden dañar las perlas con el tiempo. Perfumes, productos de limpieza doméstica, lacas para el pelo y maquillaje son algunos de los productos químicos con los que las perlas pueden estar en contacto constante y que pueden dañar su calidad. Los productos químicos suelen dañar la superficie corroyéndola o tallándola, lo que destruye su brillo de forma permanente.

No pasa nada si tus perlas entran accidentalmente en contacto con productos químicos destinados al cuerpo, como el maquillaje, la laca y el perfume, siempre que te pongas las joyas unos minutos después de haberte aplicado el producto en la piel. Las joyas de perlas deben ser lo último que te pongas al salir y lo primero que te quites al llegar a casa. Una vez que te las quites, asegúrate de limpiarlas con un paño húmedo que sea suave y limpio antes de guardarlas.

Los productos de limpieza son muy nocivos para las perlas, por lo que nunca debe llevarlas puestas mientras utilice cualquier tipo de producto de limpieza. El cloro y el amoníaco son productos químicos muy perjudiciales para las perlas, así que tome precauciones adicionales y mantenga sus perlas alejadas de cualquier posible contacto con productos que los contengan, incluidas las piscinas con cloro.

Limpieza segura de las perlas

A diferencia de muchas otras piedras preciosas, no se recomienda limpiar las perlas con agua jabonosa (un jabón de manos muy suave es una excepción) y un cepillo de dientes. Éste puede ser un buen método para los diamantes y otras piedras, pero no para las perlas, ya que el cepillo puede rayar fácilmente la superficie y el limpiador puede dañar su engaste. En su lugar, todo lo que necesita es un paño muy suave empapado en agua. Ni siquiera hace falta que utilices jabón: basta con un paño limpio ligeramente humedecido. Después de pasarles el paño y limpiarlas, colócalas sobre una toalla para que se sequen solas. No las limpies agresivamente con la toalla, puedes arañar su superficie (especialmente en el caso de las perlas de agua salada). Aparte de la posible aparición de arañazos en la superficie, el collar de perlas puede estirarse mientras está mojado, y esto puede dañar la longitud y el aspecto general del collar. Es importante no manipular las perlas hasta que estén completamente secas.

Si lleva sus perlas con regularidad -qué mejor que eso- o si nota que se estiran, que el hilo se desgasta o cualquier otro problema con ellas, le recomendamos que las lleve una vez al año a un joyero o especialista en perlas para que las examine y, en su caso, las vuelva a engarzar. Allí cuidarán mejor de sus perlas y las volverán a ensartar, limpiar e inspeccionar de forma adecuada y profesional. Velmar ofrece el mejor mantenimiento para sus perlas. Sólo contamos con personas con mucha experiencia en el campo de la joyería de perlas y cuidarán a la perfección tanto las compradas a nosotros como las compradas en otros lugares que necesiten una revisión y un cuidado profesional.

Cuida tu joya

Eche un vistazo a nuestras sugerencias de joyas con perlas naturales que, con un poco de cuidado y atención, podrá atesorar durante años.